América latina, en vilo por la salud de Hugo Chávez

Infolatam
Madrid, 17 de diciembre de 2012

(Especial para Infolatam por Rogelio Núñez)-. La enfermedad de Hugo Chávez, sobre todo esta cuarta intervención quirúrgica en Cuba, ha hecho más presente que nunca la posibilidad de que el Presidente venezolano desparezca política y físicamente. Sin duda, una Venezuela y una Latinoamérica sin el comandante venezolano no serían lo mismo.

De hecho, el analista venezolano Moisés Naim explicaba al periódico chileno La Tercera que “(el panorama regional) cambia de manera bastante significativa. Ciertamente, ninguno de sus posibles sucesores tiene el arrastre, el carisma, la capacidad de inspirar a otros que tiene el Presidente Chávez; ninguno es el símbolo en que él se ha transformado. Pero, además, nadie tiene el dinero del Presidente Chávez”.

El sucesor latinoamericano de Chávez

Una de las dudas es quién ocupará el puesto de líder del socialismo del siglo XXI en la región. Descartados los venezolanos Nicolás Maduro o Diosdado Cabello que carecen del carisma de Chávez, destaca de entre todos los presidentes bolivarianos de la región, el de Ecuador, Rafael Correa.

Sin embargo, Naím considera que Chávez no tiene sucesor viable en la actualidad (“su ascendencia internacional es, primero, producto de su carisma y su mensaje pero, de manera muy importante, porque podía disponer con total libertad y sin ningún tipo de restricciones del dinero de todos los venezolanos para distribuirlo como él decidiera hacerlo. Eso forma parte esencial de la exportación del modelo chavista al resto de América Latina. Una vez que no existe el líder carismático y una vez que quien esté en el poder no disponga de los recursos que dispuso el Presidente Chávez, la capacidad de exportar la experiencia disminuye radicalmente”).

De todas formas, Correa es un claro candidato, pese a sus limitaciones, las cuales señala el propio Naím (“lo intentará claramente Rafael Correa, de Ecuador. Pero él no tiene ni el carisma ni el tamaño del país ni la chequera del Presidente Chávez).

Por el momento, el ecuatoriano prefiere poner distancia (“no me interesa en absoluto ser una figura política representativa, ser líder regional, créame que ya tengo suficiente trabajo dentro del país”), quien se ha volcado en la convalecencia del venezolano.

Correa viajó la semana pasada a La Habana para visitar a Chávez al que encontró “con gran ánimo”, y también se reunió con el líder de la revolución cubana, Fidel Castro, y con su hermano Raúl.

“Regresando desde La Habana. Visitamos a Chávez y nos reunimos con Raúl y Fidel Castro. Chávez con gran ánimo nos da fuerza a todos”, anunció el presidente de Ecuador en su cuenta de la red social Twitter.

“Todos conocemos al presidente Chávez, siempre dispuesto a dar las batallas mas duras. Vinimos a darle ánimo porque él nos da ánimo a todos nosotros con su espíritu de lucha y su positivismo. Así que esperamos que todo salga bien”, subrayó Correa.

Una región en vilo por Chávez

Pero el caso de Correa no ha sido el único. La mayoría de los presidentes, bolivarianos o no, de la región han tenido gestos especiales para con el dirigente venezolano, sobre todo por la dependencia política y económica que tienen algunos dirigentes con respecto a la Venezuela chavista. Incluso en Bolivia ha habido polémica cuando los medios del país anunciaron que Evo Morales había viajado a Cuba para visitar al enfermo.

El dirigente boliviano ha negado esa visita (“no fui a La Habana”) aunque no la descarta pues aclaró que “en cualquier momento” visitará a Chávez en la capital cubana: “también por razones de tiempo no pudimos llegar (a La Habana), en cualquier momento estaremos allá para expresar directamente (nuestra) solidaridad”.

Por su parte, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, se solidarizó con Hugo Chávez: ”quiero saludar al hermano, compañero, al libertador, Hugo Chávez, que está enfrentando una más de las grandes batallas que ha venido enfrentando” y recordó que Chávez es “un hombre que salió del pueblo, de las entrañas de las fuerzas armadas para encabezar una lucha libertaria por Venezuela, por nuestra América y la humanidad”.

Venezuela ha destinado una cooperación de cerca de 2.000 millones de dólares al gobierno del presidente Ortega entre 2007 y 2011, y es actualmente el segundo socio comercial de la nación centroamericana después de Estados Unidos.

Cuba ha acogido a Chávez en su enfermedad y, cuando su estado de salud se lo permite, el dirigente venezolano gobierna el país desde su habitación del hospital habanero.

Cuba y Venezuela son aliados políticos y económicos ya que el conjunto de la ayuda venezolana fue de unos 8.000 millones de dólares en 2009 y de 10.000 millones en 2010. En 2011 las ventas de petróleo de Venezuela a Cuba superaron los 100.000 barriles diarios a precios muy favorables para la isla.

El presidente Raúl Castro afirmó que Cuba está junto a Chávez, “en esta hora crucial”: “en esta hora crucial para Venezuela y para nuestra América, estaremos como siempre junto al presidente Chávez y a la Revolución Bolivariana que él encabeza por mandato de un pueblo unido y revolucionario que encarna colectivamente sus ideales”, dijo Castro ante la Asamblea cubana en un discurso cuyo texto divulgaron medios oficiales.

El presidente cubano definió a Chávez como “hermano de lucha” y trasladó a su aliado el “afecto y solidaridad” de su país: “le deseamos que, como en las anteriores, salga fortalecido de esta nueva prueba para celebrar juntos la victoria en las elecciones regionales del próximo 16 de diciembre y en las batallas que nos depare el futuro”.

Incluso, Fidel Castro ha salido de su mutismo para enviar una carta a las autoridades del Gobierno venezolano en la que afirma que “el nombre de Hugo Chávez se admira y respeta en el mundo entero, todos, e incluso muchos de los adversarios, le desean un pronto restablecimiento. Los médicos luchan con optimismo por este objetivo”.

Presidentes agradecidos

Pero no solo los bolivarianos están preocupados por la evolución de la enfermedad de Chávez. El presidente José Mujica, un agnóstico, y buena parte de su gabinete acudieron la semana pasada a una misa para pedir por la salud Hugo Chávez.

“Tengo memoria”, dijo Mujica al recordar el apoyo del venezolano cuando el banco Cofac fue intervenido en 2005: ”frente a cosas como estas que se dan, tenemos memoria. Cuando recién asumía el gobierno de mi compañero Tabaré Vázquez, a los muy pocos días, se vino un desastre en un banco. Psicológicamente esas cosas son horriblemente peligrosas porque pueden generar corridas y recuerdo que un llamado telefónico sirvió para que Chávez le tendiera una mano al Uruguay en un momento muy difícil”.

“Yo no me puedo olvidar de eso. Me estoy poniendo viejo y no se si me estoy arrimando a Dios o no. No soy creyente (pero) tengo un profundo reconocimiento a las religiones y particularmente a la Iglesia Católica por la historia de América Latina”, añadió Mujica.

“Quiero pedirle a Dios que le devuelva la salud al querido Hugo Chávez“, fueron las palabras de la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, quien formuló esta petición el pasado domingo ante una multitud reunida el domingo en la Plaza de Mayo, frente a la sede del Gobierno. “Acá estamos los argentinos deseándote una pronta mejoría”, dijo en referencia al “amigo y compañero que ayudó a Argentina cuando nadie lo hacía”.

Mujica y Cristina Kirchner se sitúan a la izquierda del espectro político, pero otros dirigentes más de centroderecha también están seriamente preocupados por el estado de salud del venezolano. Para el presidente colombiano Juan Manuel Santos la salud de Chávez es un tema de preocupación por el papel que ha desempeñado el venezolano en el proceso de paz que su gobierno negocia con las FARC .

Santos recordaba la semana pasada que desde cuando fue elegido presidente, en el 2010, ha buscado tener buenas relaciones con Chávez: ”y eso hemos hecho estos últimos 27 meses, y creo que para bien de Venezuela, para bien de Colombia. Y yo tengo que reconocerle al presidente Chávez que ha sido también una persona fundamental en ese acercamiento y este proceso de paz que estamos adelantando con las FARC”.

Claramente, Chávez ha marcado un antes y un después en su país como en la región y su posible ausencia es uno de los ejes a tener en cuenta en 2013.

En palabras de Naim: “en Centroamérica era definitorio. En Sudamérica, en tanto, jugó un rol fundamental, en su momento, en Argentina. Recordemos que fue gracias al apoyo financiero de Venezuela que Argentina pudo llevar adelante una serie de políticas sociales, y merced a eso tuvieron una alianza muy fuerte. Evidentemente, con Bolivia tuvieron una relación muy cercana. Pero repito que esto dependía más que nada de que Venezuela tenía capacidades financieras que hoy han sido despilfarradas y que ya no tiene”.

Esta entrada foi publicada em Artes. ligação permanente.

Deixe uma Resposta

Preencha os seus detalhes abaixo ou clique num ícone para iniciar sessão:

Logótipo da WordPress.com

Está a comentar usando a sua conta WordPress.com Terminar Sessão / Alterar )

Imagem do Twitter

Está a comentar usando a sua conta Twitter Terminar Sessão / Alterar )

Facebook photo

Está a comentar usando a sua conta Facebook Terminar Sessão / Alterar )

Google+ photo

Está a comentar usando a sua conta Google+ Terminar Sessão / Alterar )

Connecting to %s