El legado de Felipe Calderón

(Especial para Infolatam por Rogelio Núñez). Felipe Calderón dice adiós mañana a la presidencia de México con un claro sabor amargo debido a la estela de muertes que ha dejado la guerra contra el narco que ha marcado su gestión. Pero su sexenio esconde también grandes éxitos en temas geopolíticos y económicos y también serios fracasos a la hora de implementar reformas de carácter estructural para modernizar el país.

Cambios geopolíticos

Cuando Felipe Calderón llegó a la Presidencia México tenía mucho menos presencia internacional que ahora en 2012. Si bien es verdad que con Vicente Fox se habían dado pasos para diversificar la agenda internacional del país, el salto cualitativo vino en el sexenio que ahora acaba.

Sobre todo destaca la entrada de México en el G-20, foro que en 2012 ha llegado a presidir acogiendo además la cumbre anual. México que es junto con Brasil y Argentina uno de los tres representantes latinoamericanos en el grupo, quiso hacer del G-20 “un espacio singular de diálogo, a fin de avanzar en las soluciones que, a pesar de las dificultades”, en especial la crisis.

Arribó al Palacio de los Pinos prometiendo que México volvería la mirada más hacia el sur lo cual acabó teniendo lugar.

La otra iniciativa presidencial ha sido la adhesión a la Alianza del Pacífico junto a Chile, Perú y Colombia, en lo que supone una clara muestra de parte de México de querer tener un papel relevante también en Sudamérica.

En palabras de Calderón: “estamos uniéndonos en la Alianza del Pacífico para enfrentar juntos los retos que implica la nueva realidad, la nueva economía global, la competencia global y para trabajar juntos en temas que implican una mayor cooperación”.

El fracaso de la reforma

Como en el sexenio de Fox, en el de Calderón la obra de gobierno no se coronó con reformas estructurales. Sí existió un plan reformista que finalmente se quedó a medias por falta de consenso y respaldo político.

Entre 2007 y 2009 fue el momento de auge del proyecto reformador que entre 2010 y 2012 fue quedándose varado. Uno de los cambios más sobresalientes fue la del régimen de pensiones del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) aprobada en 2007.

Como señala Leo Zuckerman en el diario Excelsior “para efectos contables, el ISSSTE estaba quebrado y, sin viabilidad financiera, cada vez ofrecía peores servicios a sus afiliados. Los pasivos laborales de este Instituto, debido a un régimen de pensiones muy generoso para sus empleados, alcanzaban una cifra equivalente a 46% del Producto Interno Bruto (PIB) a valor presente neto. Gracias a la reforma que introdujo un nuevo sistema de cuentas individuales de retiro, el erario pudo ahorrarse una cantidad equivalente a más de 15% del PIB, también a valor presente neto, evitando la quiebra técnica del ISSSTE”.

Además, se despide Calderón con una reforma postrera, la laboral, que finalmente y tras arduos debates logró salir. No así la reforma energética que buscaba modernizar el sector petrolero del país y que no prosperó como quería el Presidente por la oposición priista y la perredista.

Pero como el propio presidente confesó al diario El País, sus reformas solo fueron un pequeño avance de lo que era su gran objetivo final: “yo y el Gobierno de la República no solo colaboraremos si no que seguiré impulsando las reformas. Presenté una reforma energética en 2008, todavía están a tiempo de aprobarla, igual que la laboral y la fiscal… Muchas de esas reformas precisamente no se lograron por la obstaculización del PRI durante estos años y espero que esa actitud que ha sido nociva para la República pueda rectificarse”.

Los éxitos del sexenio

Felipe Calderón que vivió en 2009 un annus horribilis (recesión económica, caída de as remesas, gripe A y descenso del turismo) tuvo una gran actuación a la hora de afrontar las consecuencias de ambos fenómenos.

En el tema de la gripe A, muchos consideraron que el presidente exageró pero en aquellas horas de angustia y desconocimiento fue la medida más acertada.

Como recuerda Leo Zuckerman “a lo largo de esta crisis, Calderón tomó decisiones en un contexto de urgencia e incertidumbre. A la postre, la epidemia se contuvo. Por esta actuación, el gobierno mexicano recibió el reconocimiento de las instituciones mundiales de la salud. Durante este episodio dramático, el Presidente demostró mucha seriedad y responsabilidad. No se tentó el corazón de tomar decisiones duras y ordenar medidas extremas. Exhibió, en suma, el liderazgo que ameritaba esta situación extrema”.

Otro éxito fue su fortaleza a la hora de enfrentarse a un sindicato como el de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro, cerrando una empresa pública ineficiente, ineficaz y ruinosa pese a las movilizaciones y protestas del sindicato.

En cuanto a la crisis económica, México se vio afectado más que ningún otro país debido a sus fortísimos vínculos con Estados Unidos. Si bien la caída fue muy grande la recuperación fue igualmente rápica.

En materia económica, con la sola excepción de 2009, la economía del país ha crecido ininterrumpidamente aunque no al ritmo deseable. El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, cree que Felipe Calderón entregará a la próxima administración federal con la inflación controlada y “un gobierno con buenas cifras” y finanzas públicas sanas que serán “una buena plataforma” para impulsar el crecimiento económico de México: ”Tenemos un récord de reservas internacionales y se ha generado una importante cantidad de empleos, por lo que el próximo gobierno recibirá” una economía fuerte.

Como apunta Leo Zuckerman “los tres secretarios de Hacienda, y los subsecretarios que los acompañaron, mostraron capacidad administrativa y política, sobre todo para enfrentar la peor crisis que ha vivido el capitalismo mundial desde los años treinta del siglo pasado. Además, se coordinaron bien con el Banco de México por lo que existió congruencia entre las políticas fiscal y monetaria. Los resultados están a la vista: nuestro país es uno de los que más rápido salieron de la recesión mundial con variables macroeconómicas fuertes y estables”.

Curiosamente en 2009 México superó a España como primera economía entre los países de habla hispana, de acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

La guerra contra el narco

Pese a todo lo anterior el sexenio calderonista será recordado por la guerra contra el narco.

Para algunos como Leo Zuckerman fue una gran equivocación el haberla comenzado allá en 2006: “Calderón pasará a la historia como el Presidente de una guerra fallida. ¿Por qué? Para empezar porque la guerra se declaró a partir de un diagnóstico equivocado basado en datos y argumentos falsos … Al diagnóstico equivocado y la falta de objetivos claros hay que sumar la carencia de una estrategia seria”.

Para Calderón por el contrario enfrentarse a los cárteles era un asunto de supervivencia para el Estado democrático: “la otra (alternativa) sería de hacerse para atrás y darle mano libre a los criminales y decirles: ‘bueno, ya no voy a luchar más aquí, por favor, adelante, ¿les gusta este gobierno? Tómenlo. ¿Le gusta esta ciudad? Está muy bonita, me gusta mucho, pero tómenla, no voy a luchar”.

Su estrategia fue radicalmente diferente: “los mexicanos enfrentamos enemigos poderosos que pretenden, como pretendieron los enemigos de ayer, imponer sus reglas, acabar con la libertad de los mexicanos y con las libres instituciones de la República … Las acciones de la delincuencia, lo sabemos bien, han generado dolor y congoja inconmensurable en sus víctimas y también en todos los mexicanos. Y ante este enemigo hay quienes de buena o mala fe quisieran ver a nuestras tropas retroceder, a las instituciones bajar la guardia y darle simple y llanamente paso a esas gavillas de criminales. “Hoy les digo que eso no puede y no va a ocurrir, porque tenemos la razón, porque tenemos la ley y porque tenemos la fuerza, vamos a ganar”.

El resultado han sido miles de muertos, por encima de 50 mil en 6 años que han ensangrentado el país y oscurecido algunos de los éxitos de la administración calderonista.

Esta entrada foi publicada em Artes. ligação permanente.

Deixe uma Resposta

Preencha os seus detalhes abaixo ou clique num ícone para iniciar sessão:

Logótipo da WordPress.com

Está a comentar usando a sua conta WordPress.com Terminar Sessão / Alterar )

Imagem do Twitter

Está a comentar usando a sua conta Twitter Terminar Sessão / Alterar )

Facebook photo

Está a comentar usando a sua conta Facebook Terminar Sessão / Alterar )

Google+ photo

Está a comentar usando a sua conta Google+ Terminar Sessão / Alterar )

Connecting to %s