Obama, el deseado en América latina

Madrid, 6 de noviembre de 2012

(Especial para Infolatam por Rogelio Núñez)-. La mayoría e los gobiernos de América latina apostaban e incluso querían la victoria de Barack Obama en las elecciones de Estados Unidos. Los había abiertamente partidarios del actual Presidente, como Brasil y Colombia, mientras que otros, Argentina y Venezuela, eran indiferentes pues pensaban que ni con Obama ni con Mitt Romney la relación iba mejorar.

En México, Enrique Peña Nieto, que ya ha llevado a cabo dos giras internacionales -por América latina y por Europa- estaba a la espera de que se celebraran los comicios para fijar su viaje a Estados Unidos.

Si bien aseguró que trabajaría con quien ganase todo indica su mayor cercanía con el ahora reelecto Obama: “me dará mucho gusto felicitarlo personalmente en mi próxima visita a los Estados Unidos y trabajar juntos en beneficio de nuestras naciones”, escribió en su cuenta @EPN: “felicidades Presidente @BarackObama por su reelección. Los ciudadanos le han refrendado su confianza”.

Según Carlos Loret de Mola analista político el diario La Vanguardia “A través del embajador de Estados Unidos en México, Anthony Wayne, el equipo de transición del gobierno entrante ha ido afinando los detalles para que se celebre en Washington una reunión entre Barack Obama y Enrique Peña Nieto. Aunque no hay fecha exacta definida, los planes apuntan a que se encuentren la segunda quincena de este mes … Sin embargo, para cuidar las formas, el gobierno entrante de nuestro país envió un mensaje al cuartel del candidato republicano Mitt Romney”.

Si la elección en Estados Unidos es importante para la región lo es especialmente para México.

El analista Leo Zuckermann en el diario Excelsior lo dejaba muy caro: “en la lista de importancia está la reelección o no del presidente Obama. Para México es un asunto trascendente por la intensidad en la relación que tenemos con Estados Unidos en muchísimos temas: comercio, migración, seguridad regional, administración de la frontera, derechos humanos, regulación financiera, pactos de tributación, etcétera. A Obama ya lo conocemos como Presidente y sabemos que ha sido serio y correcto en la relación con México”.

No se trata según Zuckermann de un asunto solo político sino también económico: “Pero más que la relación de México con Estados Unidos, lo relevante es quién sería el candidato con mayor posibilidad de sacar a nuestro vecino del norte del atolladero fiscal en el que se encuentra. De eso depende cuánto crezca la economía estadunidense en los próximos años y, por extensión, la mexicana. Las opiniones están divididas al respecto. Hay analistas que piensan que Romney es mejor para resolver este tema, hay quienes piensan que es Obama”.

En Brasil Dilma Rousseff estaba claramente más cercana a Obama que a Romney como quedó en evidencia en la visita de Dilma a Estados Unidos el pasado mes de abril cuando dijo, quizá sin darse cuenta, que quería a Obama muchos años en al Casa Blanca: “saludamos la gran mejoría [económica] ocurrida aquí, en Estados Unidos. Y tenemos la certeza de que ésa será la tónica de los próximos meses y años bajo el liderazgo del presidente Obama”.

El analistas de Folha Clovis Rossi cree también que Dilma quería la victoria de Obama: “parece escandalosamente obvio que Dilma Rousseff votaría por Barack Obama si pudiese hacerlo”.

Pese a los graves conflictos que Cristina Kirchner mantuvo con Barack Obama el gobierno argentino prefería la victoria del actual Presidente que la de Mitt Romney. Y no solo por cercanía ideológica.

El diario Clarín recordaba como en una ocasión el embajador argentino ante la Casa Blanca Jorge Argüello frente a un grupo de amigos dijo: “yo prefiero que gane Obama (pues) Uno de los principales contribuyentes de la campaña electoral del candidato republicano Mitt Romney es Paul Singer, dueño de uno de los fondos buitre que ha actuado más agresivamente contra Argentina”.

Singer es el dueño de NML, el fondo que logró que la Fragata Libertad fuera embargada en Ghana y está detrás del voto que EE.UU. emite en contra de los créditos para Argentina en el BID y en el Banco Mundial; de la expulsión de Argentina del Sistema general de Preferencias; y del pedido que hizo el senador Richard Lugar para que Argentina sea suspendida del G20 por sus incumplimientos internacionales.

Como señalara el diario Clarín “¿puede empeorar la situación bajo un gobierno de Romney? La relación de Argentina con EE.UU. no dependerá tanto de quien es el ganador de las elecciones en estadounidenses sino de cuál será la política del gobierno argentino hacia esos temas y otros que siguen sobre el tapete. De hecho, las cosas pueden empeorar tanto en un gobierno de Romney como en uno de Obama”.

Matin Dinatale en el diario La Nación recuerda que “si bien Cristina Kirchner se inclinó por el presidente Barack Obama, lo hizo casi por descarte: no sólo no simpatiza con la candidatura de Mitt Romney por ser republicano sino que a ello le agregó su recelo por los vínculos que ese postulante tiene con los fondos buitre que retuvieron a la Fragata Libertad en Ghana”.

En Venezuela, si bien en algún momento Hugo Chávez llegó a asegurar, medio en broma medio en serio, que si fuera estadounidense votaría por Obama (“Si yo fuera estadounidense, votaría por Obama” y “si Obama fuera de ahí, de Barlovento (zona de mayoría negra en Venezuela), votaría por Chávez”), también confesó que nada cambiaría con un triunfo de Mitt Romney (“Yo estoy seguro que eso no tendrá ningún impacto (en las elecciones). Lo mismo ocurrió cuando nos dimos la mano Obama y yo. A eso le sacaron provecho político, la derecha de EE UU”).

Y en realidad eso es así pues Chávez mantuvo una agria relación con George W. Bush que luego continuó con Obama. Si del primero dijo cosas como que “el mundo se ha vuelto contra usted, el mundo se opone a su guerra imperialista, inmoral y genocida. Es usted un demente y un cobarde …Eres un burro, un ‘donkey’ (asno, en inglés), Mr. Danger (Sr. Peligro), un cobarde, un alcohólico, eres de lo peor que ha habido en este planeta. Dios libre al mundo de esta amenaza, porque psicológicamente es un enfermo, aunque tiene mucho poder”….

…del segundo, Obama, pese a que la relación comenzó bien, ha acabado con una evidente lejanía y distancia: “Mister Obama, salió por ahí atacándonos, pero eso no es extraño para nosotros. Obama dedícate a tus cosas, dedícate a gobernar tu país, que lo tienes vuelto un desastre, no seas tan irresponsable”.

En Colombia el gobierno de Juan Manuel Santos igualmente se inclinaba por Obama sobre todo por su apoyo y respaldo al proceso de paz con las Farc como una forma de crear un país “en paz y próspero …Nuestra esperanza es poder crear una Colombia pacífica y próspera”,

De todas formas como señalara la revista Semana “Este martes 6 de noviembre, más de 150 millones de estadounidenses escogerán al nuevo inquilino de la Casa Blanca, en lo que son consideradas las elecciones más importantes del mundo. Si bien se anticipa que la relación con Colombia mantenga el mismo rumbo sin importar quién sea el vencedor, habrá diferentes asuntos que decidan si el país seguirá siendo uno de los mejores aliados de Estados Unidos en la región o si, por el contrario, se presentará algún distanciamiento, lo cual suena entre remoto e improbable”.

Por talante y por relación es claro que Santos siempre se siente muy cómodo con Obama como se vio en la cumbre de Cartagena de Indias. En lo importante existe una fluida relación (“Barack Obama ha estado al tanto de las reuniones exploratorias con las Farc desde el principio. El mensaje del presidente Obama y de la Casa Blanca es muy positivo, él estaba enterado hace muchos meses de estos acercamientos”)…

… aunque en otras cosas haya diferencias: “Mi posición personal y la de mi Gobierno”, dijo Obama, “es que la legalización de las drogas no es la respuesta. De hecho, si uno considera qué pasaría, veríamos que habría un comercio masivo de drogas que dominaría a muchos países, sin límites para sus operaciones, y esto podría ser mucho más dañino que las condiciones que existen en este momento”.

En general a corto plazo todo indica que para América latina nada sustancial va a cambiar con la reelección de Obama aunque por cercanía geográfica, desarrollo económico y por peligros comunes (narcotráfico) que deben afrontar la importancia de la región para EEUU debería aumentar en los próximos años.

Esta entrada foi publicada em Artes. ligação permanente.

Deixe uma Resposta

Preencha os seus detalhes abaixo ou clique num ícone para iniciar sessão:

Logótipo da WordPress.com

Está a comentar usando a sua conta WordPress.com Terminar Sessão / Alterar )

Imagem do Twitter

Está a comentar usando a sua conta Twitter Terminar Sessão / Alterar )

Facebook photo

Está a comentar usando a sua conta Facebook Terminar Sessão / Alterar )

Google+ photo

Está a comentar usando a sua conta Google+ Terminar Sessão / Alterar )

Connecting to %s