Coyuntura laboral en América Latina y el Caribe

CEPAL
Ssantiago, 5 noviembre 2012

Organización Internacional del Trabajo (OIT)Situación económica global causa desaceleración de las economías de la región Los mercados laborales de América Latina y el Caribe evolucionaron durante el primer semestre de 2012 en un contexto de lento crecimiento de la economía mundial y perspectivas poco favorables a causa de la incertidumbre reinante en la zona del euro y las proyecciones de un menor crecimiento de los Estados Unidos y China. La actividad económica de la región se vio afectada, principalmente, por la vía del comercio, al enfriarse la demanda de los productos de exportación y por la caída, aunque moderada, de los términos de intercambio. También se redujeron los flujos provenientes de las remesas de los trabajadores emigrados a países europeos, sobre todo España.

En este contexto, el crecimiento económico de la región continuó desacelerándose y para este año se proyecta una expansión del 3,2%, después de haber alcanzado un 6,0% en 2010 y un 4,3% en 20111. El principal componente que evitó una desaceleración aún mayor del crecimiento fue el consumo interno, particularmente el de los hogares. Gracias a los incrementos de los niveles del empleo y de los salarios, el mercado laboral ha sido el factor principal que explica este desempeño.

En el primer semestre de 2012 la tasa de ocupación aumentó 0,5 puntos porcentuales en comparación con el mismo período del año anterior, alcanzando un 56,0%. Este incremento, sumado a aumentos bastante generalizados de los ingresos laborales reales, elevó marcadamente el poder de compra de los hogares. Además, en muchos países se mantuvo la tendencia reciente de mejoramiento de la calidad del empleo, gracias al dinamismo de la generación de empleo asalariado, significativos incrementos del empleo formal y la reducción del subempleo.

Por el momento, continúa el positivo desarrollo de los mercados laborales

Como resultado del contexto todavía relativamente favorable de los mercados laborales, se observa un incremento de la oferta laboral basado en una mayor inserción de las mujeres a los mercados de trabajo, con lo cual se mantiene la tendencia de largo plazo de una gradual reducción de la brecha de participación entre hombres y mujeres.

El importante aumento de los niveles de empleo incidió en que —para un grupo de diez países con información trimestral— la tasa de desempleo urbano entre el primer semestre de 2011 y el mismo período de 2012 haya descendido 0,4 puntos porcentuales.

La CEPAL y la OIT proyectan que las mejoras laborales se atenuarán en el segundo semestre, por lo cual se estima una tasa de desempleo abierto urbano para la región del 6,4% en el promedio de 2012, lo que de todas maneras implica una baja significativa en comparación con el 6,7% registrado en 2011.

Obstáculos para la inserción laboral juvenil

Los y las jóvenes suelen enfrentar obstáculos especiales para su inserción laboral, lo que se expresa en altas tasas de desempleo —entre 2,3 y 5,5 veces superior a la de los adultos—, trabajo precario y bajos ingresos. Entre los problemas estructurales también se encuentra el elevado porcentaje de mujeres jóvenes en quehaceres del hogar —dos tercios de las mujeres jóvenes que no trabajan ni estudian—, lo que apunta a un problema pendiente de redistribución de tareas entre los integrantes del hogar para lograr el desarrollo profesional de hombres y mujeres jóvenes. Las dificultades en la inserción laboral juvenil no solamente provocan problemas para las personas y sus familias, sino que representan una carga para el futuro desarrollo social y económico de los países y pueden –como hemos observado en diferentes zonas del mundo– desencadenar fuertes conflictos sociales y políticos, así como afectar la gobernabilidad. Para enfrentar esta situación, la Conferencia Internacional del Trabajo de la OIT en junio de 2012 celebró un debate general sobre el tema2.

La crisis afectó a los jóvenes tanto como a los adultos y se mantiene mayor permanencia en el sistema educativo

Además de enfrentar barreras estructurales de inserción, los y las jóvenes en varias oportunidades se vieron aquejados de manera especialmente grave por las crisis económicas. Esto ocurre cuando son tratados como fuerza de trabajo secundaria, utilizada para ajustar el empleo a las oscilaciones de la demanda agregada y en el mercado laboral. Sin embargo, el análisis en la segunda sección de Coyuntura Laboral muestra que durante la crisis de 2008 y 2009 la inserción laboral de los jóvenes se vio afectada de manera similar a la de los adultos. En el agregado de 13 países de la región, la tasa de desempleo de los jóvenes ascendió al equivalente a 2,9 veces la tasa de los adultos en 2007, relación que bajó muy levemente a 2,8 veces en 2009.

Como resultado positivo se detecta que la crisis no interrumpió la tendencia a una mayor permanencia de mujeres y hombres jóvenes en el sistema educativo (el porcentaje de los jóvenes que estudian aumentó 1,4 puntos porcentuales entre 2007 y 2009) y tampoco provocó un aumento significativo de la tasa de los jóvenes que no trabajan ni estudian (20,4% en 2007 y 20,5% en 2009). Asimismo, los esfuerzos por defender los avances hacia una mejor calidad del empleo no se interrumpieron durante la crisis, ni para los adultos ni para los jóvenes.

En la recuperación, entre 2009 y 2011, la tasa de desempleo bajó levemente más para los adultos que para los jóvenes y el porcentaje en empresas privadas de más de 10 trabajadores se recuperó más rápidamente para los adultos que para los jóvenes. La tasa de jóvenes que no trabajan ni estudian bajó ligeramente de un 20,5% a un 20,3%. En general, se observa un comportamiento coyuntural bastante parejo entre el empleo juvenil y adulto entre 2007 y 2009 y durante la recuperación de 2009 a 2011.

En resumen, a pesar de las potenciales amenazas originadas en la situación económica internacional y los riesgos de agudización de la crisis en algunos países europeos, en la región se registran indicadores laborales, tanto coyunturales como estructurales, en mejor pie que antes de la crisis de 2008 y 2009.

Elizabeth Tinoco
Subdirectora General
Directora Regional
Oficina Regional para América Latina y el Caribe

Alicia Bárcena
Secretaria General Adjunta de las Naciones Unidas
Secretaria Ejecutiva
Comisión Económica para
América Latina y el Caribe (CEPAL)

Anúncios
Esta entrada foi publicada em Economia. ligação permanente.

Deixe uma Resposta

Preencha os seus detalhes abaixo ou clique num ícone para iniciar sessão:

Logótipo da WordPress.com

Está a comentar usando a sua conta WordPress.com Terminar Sessão / Alterar )

Imagem do Twitter

Está a comentar usando a sua conta Twitter Terminar Sessão / Alterar )

Facebook photo

Está a comentar usando a sua conta Facebook Terminar Sessão / Alterar )

Google+ photo

Está a comentar usando a sua conta Google+ Terminar Sessão / Alterar )

Connecting to %s