América Latina y EEUU: la revancha de la geografia (y II)

Infolatam
Madrid, 24 octubre 2012
Por Luis Esteban G. Manrique

México crearía un continuum de estabilidad hasta Colombia, que está punto de desplazar a Argentina como tercera economía de la región tras Brasil y México. Esos eventuales eslabones de prosperidad enlazarían el litoral del Pacífico americano desde Canadá a Chile, en un gran proyecto estratégico que –no por causalidad- engarza perfectamente con la Alianza del Pacífico que hoy integran México, Colombia, Perú y Chile.
América Latina se abre paso en la agenda exterior de EEUU (I)

(Especial para Infolatam).- Robert Kaplan, uno de los más influyentes analistas norteamericanos de política internacional, sostiene en su último libro, The revenge of geography, que en lugar de dedicar tanta atención a países como Afganistán o Irak, e incluso a India y China, Washington debería mirar más a México y Centroamérica tanto por asuntos de seguridad como por intereses económicos. Los 111 millones de mexicanos y los 44 millones de centroamericanos suponen la mitad de la población de EEUU pero con un PIB conjunto que es nueve veces menor.

Durante el sexenio del presidente Felipe Calderón, la atención internacional en México se ha centrado en la violencia. Difícilmente podría ser de otro modo, con 55.000 muertes desde 2006 y una tasa de 22 homicidios por cada 100.000 habitantes, tres veces más que en 2006. Pero ese tratamiento soslaya el notable ascenso social que han experimentado las clases medias mexicanas desde 2000.

Después de 13 trimestres consecutivos de crecimiento, la economía formal mexicana creó 700.000 puestos de trabajo el año pasado y probablemente serán más este año, con lo que la tasa de desempleo se situará entorno al 5%, si bien casi la mitad de los mexicanos trabaja en el sector informal.

Según estimaciones del banco británico HSBC, en 2000 los salarios mexicanos eran un 391% mayores que los de China. Hoy esa cifra es de solo un 29% y dentro de cinco años los mexicanos podrían ser incluso inferiores. Durante el primer semestre, las exportaciones mexicanas, un 85% de las cuales se dirigen a EEUU, representaron el 14,2% de las importaciones de productos manufacturados de EEUU, frente al 11% de 2005, un terreno ganado a China, que pasó del 29,3% en 2009 al 26,4% actual.

Hoy México exporta más bienes manufacturados que el resto de países latinoamericanos juntos gracias, entre otras cosas, a los 44 tratados de libre comercio que tiene firmados con diversos países del mundo, cuatro veces más que Brasil. El comercio externo mexicano -la suma de importaciones y exportaciones- es hoy del 58,6% del PIB, frente al 18,5% de Brasil y el 47,9% de China.

Otro de las ventajas de México, además de una frontera de 2.000 kilómetros con el mayor mercado del mundo, es demográfica. Hoy más de la mitad de los 111 millones de mexicanos tiene menos de 29 años, un balance poblacional que garantiza la abundancia de mano de obra al menos hasta 2028.

Y se trata de una fuerza laboral cada vez mejor formada. Hoy, en proporción, México gradúa más ingenieros –unos 113.000 anuales, 0,8 por cada 1.000 habitantes- que EE UU (0,6), y en cifras brutas más que Alemania, Canadá o Brasil, por lo que el país se ha situado en la vanguardia mundial en la fabricación de ordenadores, teléfonos móviles, electrónica de consumo y automóviles.

En México se está diseñando hoy la nueva turbina de General Electric para el Airbus 380 y pronto comenzarán a fabricarse en sus plantas aviones para la canadiense Bombardier y helicópteros para Eurocopter.

Desde la firma del Tratado de Libre Comercio del América del Norte en 1994 por Canadá, EEUU y México, la población de los estados el norte de México se ha duplicado. Esa región es hoy responsable del 85% del comercio bilateral de México con EE UU.

La llamada “bomba inmigratoria” también se está desactivando. La emigración neta de mexicanos a EEUU fue nula en 2010 y 2011 y probablemente lo volverá ser este año. Según el Pew Research Center, en 2002 se alcanzó el pico de la emigración (770.000), una cifra que cayó a 140.000 en 2010 y que fue largamente compensada por los 1,4 millones de mexicanos que regresaron a su país entre 2005 y 2010, la mayoría de ellos voluntariamente.

Según Kaplan, un México parte del mundo desarrollado representaría para EEUU un éxito geopolítico mucho más importante que cualquier logro que pudiera conseguir en Oriente Próximo porque crearía un continuum de estabilidad hasta Colombia, que está punto de desplazar a Argentina como tercera economía de la región tras Brasil y México. Esos eventuales eslabones de prosperidad enlazarían el litoral del Pacífico americano desde Canadá a Chile, en un gran proyecto estratégico que –no por causalidad- engarza perfectamente con la Alianza del Pacífico que hoy integran México, Colombia, Perú y Chile.

Anúncios
Esta entrada foi publicada em Artes. ligação permanente.

Deixe uma Resposta

Preencha os seus detalhes abaixo ou clique num ícone para iniciar sessão:

Logótipo da WordPress.com

Está a comentar usando a sua conta WordPress.com Terminar Sessão / Alterar )

Imagem do Twitter

Está a comentar usando a sua conta Twitter Terminar Sessão / Alterar )

Facebook photo

Está a comentar usando a sua conta Facebook Terminar Sessão / Alterar )

Google+ photo

Está a comentar usando a sua conta Google+ Terminar Sessão / Alterar )

Connecting to %s